Como saber si estoy listo para un noviazgo cristiano

Como saber si estoy listo para un noviazgo cristiano

Como saber si estoy listo para un noviazgo cristiano, puede ser una pregunta frustrante, debido a que no existe una regla en general para tal caso.

No debe motivar tanto la intención de tener un noviazgo, sino para que quiero tener un noviazgo. Sigue leyendo para saber la respuesta.

"La discreción te preservará, el entendimiento te guardará" Proverbios 2:11

Lo que hace que el noviazgo cristiano sea único es la intención y la naturaleza de la relación.

La intención es el matrimonio

Esto significa que no vas a empezar un noviazgo antes de que estés listo para "tener novia" (Debes estar en una edad y etapa en tu vida donde el matrimonio sería una decisión saludable).

Tampoco es necesario gastar mucho tiempo en un noviazgo con alguien que no se alinea con tus valores y que no quiere casarse contigo. Esto no significa que tienes que saber todo acerca de esa persona antes de hablar con él o ella.

La naturaleza es un propósito serio para agradar y honrar a Dios

En un noviazgo cristiano, debes esforzarte para que cada paso hacia el matrimonio se caracterice por la modestia, la sencillez, la sinceridad y un propósito sincero para agradar y honrar a Dios.

Cuando te cases y digas tus votos, deberías poder entrar con confianza en ese pacto matrimonial de manera consciente e inteligente, en el temor de Dios, y con una consideración completa de tus responsabilidades.

Dado que el matrimonio afecta el resto de tu vida aquí en la tierra, así como la vida después de la muerte, un cristiano sincero no hará planes que Dios no puede aprobar. 

El período de noviazgo es un tiempo para evaluar cuidadosamente el carácter de la persona que estás considerando y para analizar si su personalidad y metas de vida son compatibles contigo.

Una decisión que afectará tu vida para siempre

La pregunta que muchos buscan es si es o no la voluntad de Dios que tu avances en una relación a largo plazo con esa persona.

La persona con la que te casas afecta tres áreas en tu vida: tus emociones, tu utilidad en la vida y tu salvación. Así que no es una decisión que debes tomar a la ligera.

Por lo tanto, toma el tiempo necesario para buscar la dirección de Dios y puedas elegir a la persona correcta.

Con la ayuda y la dirección de Dios, vas a encontrar a la persona idónea para tu vida y estarás protegido de la angustia, el dolor, la confusión y la decepción que afecta a muchos matrimonios hoy en día.
Con la tecnología de Blogger.