Como darle a tu hijo lo mejor

Como darle a tu hijo lo mejor

Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo. Efesios 4:26-27

Supongamos que tienes los medios para darle a tu hijo lo mejor.

¿Qué clase de padre serías tú?

¿Cuál sería tu papel en determinar lo que tu hijo debe ser y hacer?

Tal vez estarías tentado a responder como los padres de una chica llamada Sara.

Los padres de Sara eran profesionales de alta tecnología y cristianos nominales. A Sara siempre se le había dado cada oportunidad de ser la mejor.

Sus padres la condujeron a la perfección, y sus notas fueron máximas. Sus padres querían que ella asistiera a su alma mater y se uniera a la hermandad de su madre, pero ella quería asistir a una universidad cristiana.

Sara, Al hacer una lista de las personas que necesitaba perdonar, sus padres estaban en lo más alto. Sus lágrimas comenzaron lentamente al principio.

"Señor, perdono a mi padre por no pensar en lo que me gustaría hacer con mi vida."

Entonces las compuertas se abrieron y ella pudo encontrar su libertad en Cristo. Las voces se detuvieron, el corte se detuvo y ella estaba tranquila en su mente. El componente espiritual de su problema fue resuelto.

Pronto también se resolvió el componente relacional. Guiada por su consejera, Sara llegó a un acuerdo con sus padres. Asistió a su alma mater durante un año, y luego se trasladó a una escuela cristiana con su bendición.

No estoy diciendo que los padres equivocados y excesivamente controladores hacen que sus hijos tengan problemas espirituales.

Pero los padres que no aprenden a decir la verdad con amor y a expresar su ira sin pecar, pueden darle al diablo una oportunidad en su familia (Efesios 4:25-27).

Y si tú y tus hijos no aprenden a soportarse unos con otros y perdonarse unos a otros en la relación familiar, puedes darle ventaja a Satanás (Colosenses 3:13;2 Corintios 2:10,11).

Y si no te humillas, echas tus ansiedades sobre el Señor, y adoptas un espíritu de alerta y sobrio, puedes ser devorado por tu adversario, el diablo (1 Pedro 5:8).

Oración: Señor, ayúdame a ser sincero y honesto delante de mi familia, permitiéndoles ser lo que Tú los creaste.
Con la tecnología de Blogger.